viernes, 8 de mayo de 2009

VIPER chilensis:



una adquisición ¿estratégicamente correcta?


Por Sergio Pulgar


Los aplausos provinieron de todos los ámbitos y tiendas, Chile por fin estaba al nivel que su seguridad ameritaba. Se había concretado la adquisición de las nuevas aeronaves de combate que serían las adecuadas para cambiar, sino todo el parque de cazas, al menos sí para su flota delta; que de pronto se convirtió en "muy cara de mantener y volar" y "logísticamente problemática".
El elegido, sin duda, es una de las plataformas de combate y defensa aéreas más curricularmente eficiente, asumiendo que es en gran medida, el resultado de ser parte de un sistema aún mayor y lejos más equipado que el nuestro.
Las interrogantes y el pronto devenir es un arcano que debemos esparar a que se devele, pero ello no significa que nos resignemos a aceptar lo que venga; al menos no por creernos la historia oficial y "comernos el pastel de una", sólo porque no somos profesionales del área o no pertenecemos a alguna Institución de la Defensa.
Al final de esta introducción, recordemos que , les guste o no a sus administradores ocasionales, los aviones y todo lo que tenga que ver con nuestra defensa y otras adquisiciones de los gobiernos de turno, representados por el sistema Estado, son de nuestra incumbencia y hemos ayudado a financiarlos.
Pero ¿ cómo llegamos a ese nivel ?
Volvamos al principio...

La visión de Dartnell...
 
Habiéndose efectuado el primer vuelo de una aeronave a motor en Chile, en Agosto de 1910, producto del interés del mundo civil por estos "artefactos voladores"; pronto, el mundo militar chileno pondría sus ojos en ellos.
Una correcta y visionaria apreciación del Coronel Pedro Pablo Dartnell y la confirmación en base a observaciones directas en el entonces centro de la aviación mundial; Francia; marcan el inicio concreto de la Aviación Militar en Chile.
El recordado Manuel Ávalos Prado, Teniente de Artillería en Febrero de 1911, es comisionado a Europa a estudiar aviación, ingresando a la Escuela Bleriot en París y en Junio de 1911, obtiene su "brévet" de "piloto aviador" de la Federación Aeronáutica Internacional.
Sus vuelos de aprendizaje y entrenamiento los efectuó en Bleriot XI, Voisin y Sánchez Besa.
En Alemania conoce las primeras aeronaves militares germanas de entrenamiento, como el Etrich, una de las primeras recomendaciones de Dartnell, en cuanto a modelos de entrenamiento.
Posteriormente regresa a la Escuela Bleriot (1912), para recibir oficialmente, la primera aeronave militar chilena, un Bleriot XI, con motor Gnome de 50 HP, el cual fuera bautizado "MANUEL RODRÍGUEZ" y tuviese el número de orden 1.
Se iniciaba la historia de la Aviación militar en Chile... Hace 100 años ya...
Un segundo avión fue adquirido en esta primera compra oficial, se trataba del singular Deperdussin, monoplano potenciado con un motor de 70 hp., inicialmente bautizado "Cóndor", posteriormente recibe el número de orden 2 y el nombre de " Emisario Estay ".
Relatos de la época lo calificaban de "muy difícil de volar", sirviendo de "inspiración" para la denominación de un "ingenio" de creación chilena, el "Duperbarril", que no era sino que un barril, al cual se le había instalado un asiento, una suerte de comando (designado en la época como "campana") y a la cual el aspirante a Piloto, debía sentarse con los ojos vendados y ser sometido a las maniobras de quienes le daban movimiento al "link trainer" criollo, adecuadamente dirigidos por un instructor.

Los Primeros Pilotos Mecánicos

Miguel Cabezas y Pedro Donoso, estaban en Alemania, integrando la comisión revisora de armamento, cuando fueron elegidos para incorporarse al curso de vuelo a mediados de 1912, de la Escuela Voisin. Ambos eran Mecánicos de la Maestranza del Ejército y serían nombrados Mecanicos 1º, a la fundación de la Escuela de Aviación Militar chilena.


El Informe DARTNELL (20 de diciembre de 1910)

Este documento es el punto de partida de la Aviación Militar chilena, en él, el entonces Teniente Coronel Pedro Pablo Dartnell Encina (1970-1944), describe con detalle sus actividades en función de emitir el informe solicitado por el Presidente de la Comisión Militar de Chile en Alemania General Arístides Pinto Concha.
A grandes rasgos, el Comandante Dartnell da cuenta del estado de desarrollo de la aviación militar en Francia, detallando minuciosamente los procedimientos previos al vuelo, las maniobras en el aire y el chequeo posterior al mismo.
Notable es su visión sobre el futuro de las tripulaciones, las características que deben reunir y las providencias que el Estado debería tomar con el objetivo de mantener la eficiencia de las mismas, anticipándose brillantemente al preocuparse de la posibilidad cierta de que los Pilotos fuesen contratados por privados, en el entendido de que no se lograse mantener o mejorar las remuneraciones. Hecho de plena vigencia, como es fácil observar en la aviación chilena, cuando cada año una masa crítica de Pilotos se va del mundo militar, para contratarse en las Líneas Aéreas privadas.
Antes que se aplicase el avión como arma, el destacado Oficial, concluye que de implementarse el aeroplano con algún dispositivo de lanzamiento de carga bélica desde el aire, será de gran peligro para las instalaciones militares terrestres, en tanto que prevee los combates aire aire.
Sin exageraciones, prosigue en su análisis notable, al determinar las eventuales misiones específicas de la aviación militar al expresar:


« ... los tres tipos ideales de aeroplanos para el Ejército y que son:

Aeroplanos de Observación
Aeroplanos de Comunicación
Aeroplanos de Combate»
Es testigo privilegiado de la primera comunicación aire tierra:

« En efecto, el día de ayer 19 del actual, quedó totalmente resuelto uno de los grandes problemas de la aviación, cual es el de la Comunicación «
Establece las bondades y limitaciones de lo dos modelos de aeronaves conocidas, los biplanos y monoplanos, apoyando la elección de los segundos.

« Cúpole pues, al aviador Farman, la gloria de ser el primero que desde un biplano, se comunicara con tierra, valiéndose de telegrafía sin hilo, desde una distancia de diez kilómetros «


Prosigue delineando la misión de entrenamiento y continúa con la descripción de los sistemas de financiamiento de la misma, en la necesidad de preparar Instructores en Francia, ante la eventual inserción del Servicio Aéreo en el Ejército chileno.
Como corolario se refiere a los precios de los aviones, de los cuales adjunta catálogos y destaca los modelos de Bleriot y Voisin, resumiendo su análisis:


« Como puede verse, un aparato de éstos se obtiene por la suma de 28.000 francos »


En otro ámbito, pero relacionado, Don Pedro Pablo informa sobre la adquisición de más aeronaves para el Perú, en condiciones poco claras, según se desprende del Informe, ya que no fueron adquiridas directamente por el gobierno peruano, sino bajo el patrocinio del Diario «El Comercio» de Lima. Estas dos biplanos Voisin se sumarían a dos más ya embarcados hacia el país americano.

Es interesante la cita del Coronel (A) Mario Jahn, en su recomendable artículo «General Pedro Pablo Dartnell Encina». En ésta reproduce la declaración del Inspector  de Navegación aérea francés, General Roguer y que refleja en gran medida la opinión generalizada de los mandos castrenses de la época, en cuanto a que los que deseen ser aviadores, podrán hacerlo, pero luego deberán volver a sus respectivos  Cuerpos. Prosigue indicando que


« en el Ejército francés no se trata de crear cuerpos especiales de Aviación, sino un servicio análogo al Estado Mayor, es decir un grupo de oficiales pertenecientes a todas las armas»
Siguiendo la idea, así como la visión sesgada de los mandos militares, debemos establecer que Chile fue uno de los pioneros en visualizar el empleo de la aeronave como un elemento de guerra, así como considerar que sus operaciones, debían ser organizadas como un Servicio independiente y con funciones específicas a su misión. Sólo Inglaterra (1918) precede a nuestro país en la idea.

PEDRO PABLO DARTNELL

Dartnell era sin duda el más idóneo para desarrollar la misión encomendada, a pesar de su propia humildad, revelada en las primeras líneas de su Informe del 20 de Diciembre de 1910.
Militar de carrera y convicción, además de Ingeniero Civil, carrera que cursó en paralelo a su profesión castrense; el entonces Teniente Coronel nacido en Linares en 1870, se entregó a su vocación a la temprana edad de quince años.
Al término de su período de cinco años en la Escuela Militar, se enfrenta a su primera gran decisión, ya que ese mismo año de 1890, se decretaba la disolución del Ejército, debido a la no aprobación de la Ley de Presupuestos remitida por el entonces Presidente Manuel Balmaceda.
Se produce la división de las fuerzas armadas, sobreviniendo los eventos que muy pronto provocarán el estallido de la cruenta Guerra Civil de 1891. El 05 de Enero de ese año, el joven Subteniente se une al «Ejército congresista», cuya gestación se inicia en el norte del país, como Ingeniero Militar.
Distintas destinaciones, participación en las batallas cruciales de la triste «guerra del 91», terminan con Dartnell como Capitán en Octubre de 1891.
Cinco años después se inicia el proceso de «prusianización» del Ejército chileno, abandonando para siempre las características francesas que hasta entonces lo definían.
En ese proceso, Dartnell sigue especializándose en el área de la Ingeniería militar, llegando a ser experto en fortificaciones, con diversas giras de perfeccionamiento en Europa.


Al tiempo en que los Wright iniciaban su primer vuelo con motor, el ahora Sargento Mayor prestaba servicios en la guarnición de Arauco, en la entonces conocida como «frontera», debido a la aun latente y nunca lograda «pacificación de la Araucanía»


Al devenir el año del inicio de la aviación en Chile, había sido comisionado a la Armada de Chile, para evaluar su sistema de fortificaciones costeras, siendo de tal convicción su estudio que muchas de las sugerencias serían aplicadas por la Marina de Guerra chilena, como la creación de una segunda línea de refuerzo a la original.


Gran parte de su vida profesional a partir de 1910, estará entrelazada con la historia y desarrollo de la Aeronáutica Militar


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada